¿Cuánto tiempo dura un ERTE y a cuántos trabajadores puede afectar?

¿Te has visto afectado por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo? Conoce cuál puede ser su duración y a los trabajadores que debe afectar.

Cuánto dura un ERTE

La crisis provocada por la propagación del coronavirus en todo el mundo es algo más que una crisis sanitaria. Los problemas que se han generado por el aislamiento y el confinamiento de las personas en sus casas está parando la economía mundial, lo que provoca que muchas empresas no pueda continuar con su actividad con normalidad. Son muchas las empresas cuyos trabajadores no pueden acudir a sus puestos de trabajo. Otras han visto reducidos de forma drástica sus ingresos y otras directamente no pueden abrir sus establecimientos y, por tanto, no pueden desarrollar su actividad empresarial.

Por ello, las organizaciones empresariales están tomando medidas para poder afrontar estos momentos tan duros y poner a salvo sus negocios. Una de las principales acciones que se están tomando son los ERTE o Expediente de Regulación Temporal de Empleo, que consiste en la suspensión de temporal de los contratos de una parte de los trabajadores de la empresa provocado por unas circunstancias determinadas, con el objetivo de readmitir a estos trabajadores cuando esta coyuntura se solucione. Durante este tiempo los trabajadores pueden cobrar el paro por el ERTE, para garantizar unos recursos económicos.

¿Hasta cuánto tiempo se puede alargar un ERTE?

Cada vez son más las empresas que, al ver la imposibilidad de mantener sus plantillas en la situación actual, se lanzan a realizar un ERTE en su organización. Esto provoca mucha incertidumbre en los empleados que no saben hasta cuándo puede llegar la suspensión de los contratos. A priori, los trabajadores despedidos serán readmitidos cuando se revierta la situación provocada por el coronavirus, pero hay que saber algunas cosas. No existe un mínimo ni un máximo por ley, sino que está en manos de la empresa, la cual puede negociar con la plantilla.

Debemos tener en cuenta que las empresas pueden hacer un ERTE siempre y cuando argumenten «causas económicas, técnicas, organizativas o de producción». En este caso, las empresas están tomando estas medidas causas económicas que, según el Estatuto de los Trabajadores, se dan «cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios o ventas«.

Es por esto que las empresas están amparadas por ley para realizar estas suspensiones de contratos de forma colectiva, y los trabajadores deben ser readmitidos cuando se solucionen estas circunstancias. Pero cabe tener en cuenta que quizás la empresa no solucione sus problemas económicos inmediatamente después de que las personas puedan salir de sus casas y puede que necesite más tiempo para poder readmitir a los trabajadores despedidos. Por ello, no se puede afirmar que los ERTE vayan a durar 1 mes o lo que dure el confinamiento en el país, sino que habrá que esperar para ver en qué momento las empresas están preparadas económicamente para volver a contratar a los empleados. Algunas lo harán automáticamente porque necesitarán a su personal para trabajar, pero otras quizás necesiten algo más de tiempo.

¿A cuántos trabajadores puede llegar a afectar un ERTE?

Debemos tener en cuenta que no existe un número máximo de trabajadores a los que se puede realizar un ERTE, por ejemplo, algunas de las grandes empresas han anunciado la suspensión de los contratos del 90% de la plantilla. Lo que sí que existe es un número de trabajadores mínimo al que debes afectar para poder aplicarlo. Las empresas podrán realizar un ERTE si afecta como mínimo a:

  • 10 personas para empresas de menos de 100 trabajadores
  • 10% de la plantilla para empresas de entre 100 y 300 trabajadores
  • 30 trabajadores en empresas de más de 300 empleados

Sin embargo, esto se aplica a los ERTE convencionales. Las medidas tomadas por el Gobierno buscan facilitar que las empresas afectadas por la crisis del coronavirus se acojan a los ERTE con el objetivo de evitar despidos masivos y que se recuperen los empleos cuanto antes. Por ello, las empresas pueden acogerse a los ERTE en «caso de fuerza mayor» si, por ejemplo, su empresa se ha visto obligada a cerrar, o por «causas económicas» si sus ventas se han reducido por el coronavirus. En los dos casos no se precisará un número mínimo de empleados al que afecte esta situación. Es el caso de los autónomos, que pueden aplicar un ERTE si disponen de empleados, con el objetivo de que sean readmitidos cuando se solucione esta crisis temporal.

Temas: Empleo.