¿Cuánto debe durar una siesta?

¿Sueles dormir siesta pero no sabes cuál debería ser su duración para que sea saludable? Descubre cuánto debe durar una siesta para que sea beneficiosa.

cuanto debe durar la siesta

Si hay una tradición en España y Latinoamérica por excelencia esa es la siesta, ese pequeño sueño que dormimos justo después de comer, aunque a veces se nos vaya de las manos y acabe prolongandose más de los esperado. De hecho, ahí está el problema, en saber calcular cuánto debe durar una siesta para que el sueño sea reparador y nuestro reloj biológico no se vea afectado, provocando posteriormente un insomnio nocturno.

¿Cómo calcular la duración de una siesta?

El objetivo de las siestas es que nuestro cuerpo descanse y reponga las pilas lo suficiente como para acabar la jornada de la mejor manera posible. Si nos excedemos en ese descanso, lo más probable es que nuestro sueño nocturno se vea afectado y no podamos dormir bien por la noche. De ahí que los expertos recomienden un máximo de 20 minutos y un mínimo de 10 minutos para que una siesta sea beneficiosa para el organismo, ya que con este periodo de tiempo es suficiente para recobrar las fuerzas y poder afrontar lo que resta del día.

Sin embargo, existen otras duraciones de la siesta aceptadas por los expertos, en función de las cuáles los beneficios de la misma pueden variar.

Por ejemplo, una siesta de 1 hora (60 minutos) es beneficiosa para la memoria, permitiendo mejorar el recuerdo de caras, nombres y hechos. El problema de ampliar los minutos a 60 es la desorientación con la que despertamos.

Otra opción aceptada es la hora y media de siesta (90 minutos). Esta duración de la siesta supone un ciclo completo de sueño, lo que resulta beneficioso para memorizar procesos emocionales y procedimentales. Pese a lo que pueda parecer y a diferencia del caso anterior, despertar de 90 minutos de siesta es más fácil que despertar de 60 minutos.

Pese a todo, la mejor opción siempre será que la siesta dure entre 10 y 20 minutos, ya que es la única que garantiza beneficios a corto y largo plazo. Si queremos controlar la duración de nuestras siestas el truco es no adoptar una postura excesivamente cómoda para dormir, y mucho menos acostarnos en la cama para echar la siesta, ya que así evitaremos un sueño demasiado profundo.

Temas: Salud y Tiempo.