¿Cuántos tipos de pies existen?

¿Sabías que existen seis tipos distintos de pies atendiendo a su forma y a su tipo de pisada? Descubre todos los detalles sobre la clasificación de los pies

Tipos de pies según su pisada

Tendemos a pensar que la clasificación de los pies atiende únicamente a razones de tamaño (grandes y pequeños), pero lo cierto es que existen seis tipos de pies si tenemos en cuenta su forma y su pisada. Y es que, aunque te pueda parecer una clasificación anecdótica en el mundo de la anatomía, conocer tu tipo de pie resulta de lo más conveniente si haces deporte. ¿Por qué? Porque de esta manera podrás solucionar los posibles problemas originados por tu tipo de pisada.

Tipos de pies según su forma

Esta es, probablemente, la clasificación más fácil de percibir a simple vista, ya que atiende a razones puramente estéticas.

Pie egipcio

Es el tipo de pie más habitual y se caracteriza por tener el segundo dedo más corto que el primero. No obstante, aunque sea una particularidad bastante frecuente entre la población, hay que vigilar muy bien este tipo de pie pues la persona que lo posee podría sufrir problemas de artrosis en un futuro.

Pie griego

Justo al contrario que el pie egipcio, el griego se caracteriza por tener el segundo dedo mucho más largo que el primero. Este es el tipo de pie menos común entre la población.

Pie romano o cuadrado

En el pie romano prácticamente todos los dedos están al mismo nivel, razón por la cual suele ser mucho más ancho que los del resto. Aunque este tipo de pie no suele provocar ninguna dolencia, las personas que lo tengan necesitarán unos zapatos mucho más anchos que los del resto.

Tipos de pies según su pisada

Independientemente de la forma que tenga nuestro pie, siempre pisaremos de una manera u otra: o bien distribuyendo equitativamente nuestro peso, o bien forzando de manera inconsciente alguna parte de nuestro pie (generalmente el talón o la parte delantera de los pies). Así pues, existen tres tipos de pie atendiendo a esta clasificación:

Pie normal o Neutro

La persona que tiene esta pisada no sobrecarga ni la parte interna ni externa del pie, ya que el apoyo del pie se distribuye de forma equitativa. Este es, sin lugar a dudas, el tipo de pie que menos problemas trae a los runners o a las personas que caminan mucho.

Pie plano o Pronador

Es el tipo de pisada más habitual, ya que el pie es plano y su huella abarca toda la planta del pie. En este caso no hay ninguna parte que se sobrecargue más de la cuenta.

Pie cavo o Supinador

El pie es cavo (es decir, que solo apoya el talón y la parte delantera del pie) lo que suele ocasionar problemas de espalda a la persona que lo tiene.

Dado que la superficie que sostiene el pie es escasa (ya que la parte intermedia se queda «en el aire») el pie tiene que hacer un esfuerzo extra para sostener el resto del cuerpo.

Temas: Anatomía.