Calculadora de revisión de hipoteca

¿Tienes un préstamo con interés variable? ¿Ha cambiado tu interés anual? Descubre la calculadora de cambio de interés y recalcula tu nueva cuota.

¿Tienes un préstamos a tipo de variable? ¿Ha cambiado el interés que se le aplica a tu préstamo? ¿Cuál es la nueva cuota que debes pagar? Los préstamos o hipoteca con tipos de interés variable cambian su interés con el tiempo, debido a los cambios en los índices de referencia en los que se basan. Esto provoca que las cuotas que se pagan para devolver el préstamo cambien. Por ello, en nuestras calculadoras financieras, te traemos la calculadora de cambio de interés, con la que podrás calcular la revisión de la cuota de tu hipoteca o préstamo de la forma más sencilla posible.

¿Cuál es el funcionamiento de la calculadora de revisión de hipoteca?

Para calcular la nueva cuota de tu préstamo con esta calculadora debes saber que su uso es muy sencillo. Tan solo debes incluir los datos necesarios en los espacios correspondientes:

  • Importe total del préstamo: se debe incluir la cantidad de dinero total de la que constaba el préstamo.
  • Plazo de devolución: es el tiempo que disponemos para devolver el préstamo.
  • Interés anual actual: es el interés que se está aplicando ahora a nuestro préstamo.
  • Nuevo interés actual: la tasa de interés que se va a aplicar a partir de este momento.

Después de incluir estos datos deberás darle al botón de calcular y obtendrás el resultado automáticamente. El resultado reflejará cuál es la cuota que estamos pagando actualmente al interés marcado y debajo ofrece la nueva cuota que pagaremos con el cambio de interés aplicado a nuestro préstamo.

¿Cómo se compone el interés variable de los préstamos?

Los préstamos o hipoteca a tipo variable hacen referencia a préstamos a los que se le aplican unas tasas de intereses que no son fijas, sino que suben y bajan con el tiempo. Este interés es la suma de dos componentes que determinan la cuota debemos pagar periódicamente. Estos son:

  • Diferencial de la hipoteca: es el tipo de interés fijo de las prestamos variables. Es decir, la parte que nunca cambia del interés. Se pacta con el banco antes de la firma del préstamo y no cambia durante todo el plazo de pago.
  • Índice de referencia: es la parte que provoca que el interés de una hipoteca varíe en cada revisión. Este se suma al diferencial de la hipoteca para determinar el interés que se va a aplicar en cada periodo. Entre los diferentes índices de referencia que se pueden utilizar encontramos:
    • Euríbor: este es el índice más utiliza en España. Consiste en el interés medio al que se prestan dinero los bancos europeos.
    • IRPH: es la media del interés de las hipotecas de plazo igual o superior a tres años que se han firmado o renovado durante un mes. Este indice de referencia puede ser considerado abusivo por la justicia si el banco no informa correctamente al cliente y le ofrece la evolución en los años anteriores.
    • Divisas: estas hipotecas son denominadas hipotecas multidivisa, y toman como referencia la cotización de una moneda extranjera. Esto conlleva un gran riesgo, ya que la fluctuación de las monedas puede provocar la subida considerable de la cuota.
    • IRS: conocido como Interest Rate Swap o permuta de intereses a cinco años. Es la media mensual de los tipos Mid Spot del tipo anal para swap de intereses para operaciones en euros y con vencimiento a cinco años. Su uso no está muy extendido en España.
    • Mibor: es la media simple de los tipos de interés del mercado de depósitos interbancarios de las operaciones a plazo de un año. Ya no se utiliza y solo lo encontramos en hipotecas formalizadas antes del 1 de enero de 2020.

En definitiva, el interés variable es la suma del diferencial y del índice de referencia en el momento de revisión del préstamo.

¿Cuándo se revisan las hipotecas?

El periodo de revisión de las hipotecas se suele determinar en las negociaciones y se debe plasmar en el contrato del préstamo. Sin embargo, debemos tener en cuenta que estas revisiones se suelen hacer de forma anual, o también semestral. Estas revisiones consisten en la actualización de los índices de referencia de las hipotecas. En el momento de la revisión se cambia el índice de referencia anterior por el que se da en la actualidad, y por ello la nueva cuota que se debe pagar puede subir o puede bajar.

  • ¿Te ha sido de ayuda?
  • No