Semana 30 de embarazo

Repasa toda la información sobre la semana 30 del embarazo: síntomas y señales, cambios, consejos y hábitos que son saludables en tu estado.

¿Empiezas a sentir tu barriga a la hora de caminar? Durante la semana 30 de embarazo puede resultarte más complicado realizar ciertos movimientos, debido al tamaño de tu vientre y a que el bebé ya ocupa mucho espacio en tu interior. A estas alturas es difícil encontrar una posición cómoda para dormir. Sin embargo, tu estado tiene otras muchas ventajas, como por ejemplo que te cederán el asiento en el tren o que puedes sentir los movientes de tu pequeño o pequeña estirándose o dando patadas cuando está activo.

Síntomas frecuentes en la semana 30 de embarazo

En la semana 30 de embarazo puede ser que tus sueños sean sobre el parto, ante cualquier inquietud no dudes en preguntar a tu especialista. Considera las clases de preparación al parto como un curso intensivo para aprender sobre cada una de las etapas del parto y los cuidados de un recién nacido. Antes de la fecha probable del parto y mientras tanto tu cuerpo pondrá en manifiesto los siguientes síntomas:

  • Acidez de estómago
  • Comezón de la piel
  • Problemas para dormir
  • Falta de aliento
  • Cansancio
  • Malestar general

Cambios del bebé en la semana 30 del embarazo

Durante esta etapa el bebé está flotando tranquilamente en el líquido amniótico, y aunque parezca que no tiene espacio, todavía puede moverse a sus anchas. A la vez que su piel se está volviendo más lisa su cerebro se está arrugando para dar paso a todo el tejido cerebral.

¿Qué tamaño tiene un bebé de 30 semanas de gestación? Actualmente el bebé pesa más de un kilo y puede llegar a medir unos 39 centímetros. Lo buena noticia es que sus proporciones ya se han equilibrado y que sus rasgos están correctamente definidos. Si todavía no se ha colocado boca abajo, tranquila que todavía tiene tiempo para hacerlo.

Cambios en la madre en la semana 30 del embarazo

¿Has notado que en determinados momentos tu barriga se pone dura? Esto se debe a las contracciones de Braxton Hicks, es una forma de preparar a tu cuerpo para las verdaderas contracciones del parto.

Tu rostro, tus labios, tus manos y tus tobillos se han hinchado. Durante la recta final las gestantes suelen sentirse muy pesadas. Es el momento en el que las paredes del útero se relajan y la parte de la pelvis se hace mucho más flexibles.

Consejos y hábitos saludables para tu bienestar

Quedan 10 semanas para conocer a tu pequeño, es importante que en estos momentos te plantees reducir el ritmo de vida y apostar por un estilo de vida más relajado. A continuación te mostramos algunos consejos prácticos para tu bienestar, presta atención:

  1. Cuida tu aumento de peso en el embarazo, es normal incrementar de peso en tu estado de forma paulatina. No obstante, recuerda que un aumento de peso repentino o drástico podría ser signo de una complicación en el embarazo como puede ser la preeclampsia. Así que realiza un seguimiento real de tu subida de peso sin obsesionarte con ello.
  2. Apúntate a alguna técnica de relajación que pueda ayudarte a gestionar las emociones y los nervios para afrontar esta etapa de la mano de la tranquilidad.
  3. Aprende a diferenciar entre las contracciones de Braxton Hicks y las contracciones del parto, te damos una pista, las primeras son indoloras y muy más breves.

Preguntas frecuentes de la semana 30 de embarazo

Notas y referencias bibliográficas:

  • ALCOLEA FLORES, S. y MOHAMED, D. Guía de cuidados en el embarazo. Consejos de su matrona. Hospital Universitario de Ceuta, Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA). ISBN: 978-84-351-0408-1.
    DEANS, A. (2008). Il grande libro della Gravidanza: una guida per mamme e papà. (R. Cattaneo, trad.). Título Original: Your pregnancy bible. Milano: Rizzoli. ISBN: 8817024333

  • ¿Te ha sido de ayuda?
  • No